El yoga nos ayuda a trabajar y purificar nuestros pensamientos hasta obtener ese estado de completa liberación que nos da un mayor sentido de comunidad. Tiene respeto por todas las diferentes vidas y nos ayuda a entender que todos tenemos un espíritu en común.

Este camino de introspección y aprendizaje en el Yoga comenzó principalmente mediante la  practica personal, respondiendo a un llamado de curiosidad y deseo de entendimiento interior. Cuando comencé a involucrarme más con el Yoga comprendí que aprender de los maestros desarrolla y amplía tu práctica y entendimiento al llevarte de la mano por caminos que ya han sido recorridos y experimentados. Esto me acerco a conocer diferentes practicas de Yoga y su filosofía, en donde he encontrado una vasta riqueza y fortaleza espiritual, mental y corporal; conectando e identificándome más profundamente con la práctica del Ashtanga, sin ignorar la practica personal, que es dónde hay una conexión e introspección más profunda.

 

Practico Yoga por que siento y veo sus resultados en cada parte de mí y de quien lo practica, expandiendo los límites de nuestra existencia personal y abriéndonos para llevar y compartir ésta existencia hacia los demás de una manera sana y colectiva. Nos lleva a un entendimiento más amplio de nosotros mismos a través de la  de la maestría de nuestros sentidos, nuestro cuerpo y sobretodo nuestra mente.