Percibo la práctica de Acroyoga como una herramienta de transformación personal que se extiende de manera social en forma de interacciones de respeto, cordialidad y amabilidad de unos para otros; por medio de la comunicación y expresión verbal y corporal llegamos a un mejor entendimiento personal y de las personas con quien nos relacionamos. 

Trabaja de dentro hacia afuera y viceversa, volviéndonos conscientes de la manera en la que nos gusta ser tratados, observando las reacciones y acciones que se generan en nosotros y los demás, al interactuar física y emocionalmente. Balanceando nuestro ego consciente para respetarnos y respetar a los demás logramos acrecentar nuestro grado de comprensión, tolerancia y empatía por los diversos mundos que habitan en cada cabeza, volviéndonos en seres más abiertos y receptivos.

"En el Acroyoga nuestro ser puede realizarse, celebrarse y compartirse para beneficio de todos"

Que nuestro ser sienta constantemente  la experiencia de dar y recibir, apoyar y ser apoyado, desarrolla la sensibilidad de unos con otros, atrae a las personas de una manera especial de conexión. A través del contacto, la comunicación y el juego generando amistad y un fuerte sentido de comunidad.

Técnicamente, el Acroyoga es una practica interpersonal que integra la fusión de los fundamentos de las prácticas del Yoga , la Acrobacia y el masaje Tailandés; prácticas ancestrales que en su mezcla destacan los elementos dinámicos, espirituales y amorosos de ellas, generando dos tipos principales de Acroyoga, el Solar y el Lunar.

El Acroyoga Solar  tiene una energía más dinámica, donde desarrollamos una practica corporal activa en la que el cuerpo participa completamente desarrollando transiciones mediante diferentes posturas donde se trabaja por medio de la fuerza, el equilibrio, la concentración y la respiración.

 

El Acroyoga Lunar se enfoca en un vuelo terapéutico, donde mediante la torsión, presión flexion y extensión del cuerpo; éste experimenta una descompresión que lo lleva a un estado de completa relajación.

Acroyoga es aprender a conectarse desde el interior para abrirse a los demás. Por medio del juego trabaja el enfoque, la comunicación, el equilibrio, la flexibilidad y el respeto mutuo.